Las quemaduras son un problema complejo y grave que requiere atención médica de urgencia y el cuidado de un equipo de profesionales para tratar de rehabilitar y reintegrar a los pacientes a su vida cotidiana.

Las quemaduras son un tipo específico de lesión de los tejidos blandos y sus estructuras adyacentes, producidas por agentes físicos, sustancias químicas, por corriente eléctrica y por radiación. La gravedad de la quemadura depende de la temperatura del medio que la causó y el tiempo que permaneció la víctima expuesta.

La Cirugía Plástica, así como otras especialidades juega un papel fundamental en todo el proceso, transitando por la escarectomía y fasciotomías, hasta la aplicación de colgajos o injertos de piel autóloga o sintética.