El tratamiento del cáncer de mama tiene difíciles consecuencias sobre cómo la paciente se siente respecto de sí misma, y cómo la  observan las personas en su entorno. El drástico cambio ocasionado por la cirugía afecta las relaciones personales, sociales y profesionales. Por tanto, después de una mastectomía, algunas mujeres deciden hacerse una reconstrucción mamaria para volver a crear la mama.

Esta cirugía se puede realizar inmediatamente después de la mastectomía o unos meses después.

Hay varias formas de reconstruirlas; una de ellas puede ser con expansores de tejido o puede ser con tejido propio de la paciente, con colgajos músculo cutáneos de la espalda o el abdomen, con o sin implantes.

Este procedimiento devuelve a la paciente  la imagen corporal, seguridad, mayor autoestima, vitalidad, mejoramiento del sentido de bienestar y en la calidad de vida.